Red Sport

El Smog: La Bestia negra de los deportistas outdoors

contaminacion

Pablo Omar nos habla en esta nueva columna nos da consejos para librarnos de los efectos negativos que puede producir la contaminación ambiental en nuestro organismos. ¡No dejes de correr, pero busca la hora y el lugar indicado!

Hace tiempo que en Chile, específicamente en la ciudad de Santiago, la tendencia del running está creciendo a pasos agigantados, pero no solo esa disciplina, sino también distintas competencias y actividades recreacionales, que son alternativas para no estar encerrados en casa.

Pero no podemos dejar de lado, algo muy importante que nos aleja de estas actividades y casi todas las que se realizan al aire libre, me refiero al Smog, la “Bestia Negra” de los amantes de la actividades outdoors.

En Santiago de Chile no es nueva esta noticia, esa “Bestia Negra” que flota en el aire impidiendo la buena oxigenación de las personas y sobre todo de las que realizan actividad física, crece año tras año gracias a la gran demanda del uso de vehículos motorizados, los cuales contaminan sin sentir piedad.

Una nube de material toxico particulado, que nosotros mismos liberamos día a día, cubre toda la ciudad de Santiago, y si bien las autoridades del gobierno han creado distintas normas para bajar las tasas de contaminación, esta, sigue aumentando; provocando en menores y adultos, daños irreversibles en la salud.

Las empresas especializadas en deporte y actividad física, se las arreglan para no dejar de realizar sus actividades, utilizando salas especiales o modificando las rutinas de trabajo y de entrenamiento.

Las primeras horas de la mañana son las de menor contaminación atmosférica y las últimas de la tarde las de mayor contaminación. Si deseamos correr debemos preferir el horario de primera hora, antes de las 8 am.

El movimiento vehicular comienza aproximadamente a las 6 am, elevando las partículas en suspensión sobretodo las PM 10 (partículas menores de 10 micrones, que penetran profundamente en la vía aérea) en forma progresiva durante el día. La distribución en la ciudad es dispar y depende de los flujos de ventilación de esta. Las masas de aire tienden a mover las partículas a niveles más altos en la medida que la temperatura ambiental sube. No obstante, en periodos de invierno cuando cae una masa fría sobre la ciudad, esto produce un efecto de tapón y tenemos concentración de contaminantes (episodios críticos).

Es bueno también enterarse de cuáles son los contaminantes que tiene nuestra ciudad, por ejemplo hay ciudades que poseen mucho ozono, enormemente dañino para la vías respiratoria y entonces debemos evitarlo de todas maneras.

Corra por lugares donde pasen pocos vehículos, preferentemente a primera hora de la mañana, si no pudo correr al aire libre en la mañana y quiere correr en la tarde prefiera gimnasios cerrados. Los fines de semana, dado que el flujo vehicular es menor, la contaminación también se eleva más tarde, por ende puede correr a media mañana.

De esta forma ya tenemos una alternativa, para no dejar de hacer actividad física, tratando de esquivar la contaminación.

Así que… ¡¡a correr!!

Por: Pablo Omar – Instagram / Facebook